Las vacas que no ríen

21 septiembre, 2020 Por Serra Vegana 2
Sistema de ordeño
Sistema de ordeño

Tal y como quedé, hoy os voy a hablar de la industria láctea, de por qué es una de las más crueles que hay, para empezar me gustaría comentar, que las vacas, no son vacas lecheras, como durante tantos años nos han intentado vender.

Las vacas al igual que cualquier otro mamífero, como nosotros, producen leche para alimentar a su bebe, para que una persona pueda tomar un vaso de leche, queso, o cualquier postre elaborado con ella, ha de pasar lo siguiente:

A la vaca la violan, es decir la inseminan artificialmente a la fuerza, tiene un periodo de gestación de aproximadamente 9 meses, tras el cual, él bebe que nace le es arrebatado, pues la leche se la van a robar, ya no será para el ternero, sino para venderla y hacer negocio con ella, si el pequeño ternero toma la leche, la empresa pierde dinero, en otras ocasiones al ternero le ponen un aparto como el de la foto, para que no pueda llegar a mamar de su madre, y con los pinchos, cuando el ternero se acerca, hace daño a la vaca y esta se aparta, con el dolor de su corazón.

Sistema de ordeño
Sistema de ordeño

Las vacas tienen un instinto maternal muy parecido al nuestro, al de los humanos, es algo que está más que demostrado científicamente, se han dado miles de casos en los que la vaca corre tras la camioneta que se lleva a su recién nacido, incluso han recorrido largos kilómetros hasta quedar exhaustas. Sus bebes le son arrebatados, a pesar de que sus gritos de angustia  son inconfundibles, lloran durante semanas su perdida.

 

Después de esto pasara lo siguiente, la madre volverá a ser inseminada, una vez tras otra, hasta que deje de ser “productiva”, entonces ira al matadero, y su pequeño bebe, si es hembra tendrá la misma triste vida que su madre, en caso de que sea macho, ira al engorde o directamente al matadero.

Es una industria muy dolorosa, las vacas son seres con la misma capacidad de sentir que nosotros, los humanos, el mayor principio del veganismo es la empatía, el ponerse en el lugar del otro, me gustaría que ahora que has leído esto, lo hicieras, te pusieras en el lugar de esa vaca, que vez tras vez es inseminada artificialmente y cuando ya tiene a su bebe, se lo roban, el trauma psicológico que esto produce, y pasar así el resto de su vida, hasta que deje de ser rentable y la acaben matando, o ponerte en el lugar de la cría, que lo único que quiere y necesita es estar con su madre, la separan de ella, para acabar como ella o en un matadero.

Quizá ahora os estáis preguntando si se puede vivir sin leche, cuando nos han inculcado su necesidad desde la infancia, la respuesta es sí, y además es lo mejor para nuestro organismo y para el mundo en el que vivimos, en los próximos post, os lo explicaré.